Después de lo escrito el otro día sobre un auto del juez Grande-Marlaska, este ha rectificado y ha pedido disculpas al pueblo gallego alegando un error en la transcripción del auto, dado que él se ha disculpado y que yo me sobrepasé en aquel articulo, estaba especialmente cabreado ese día por otras cosas y lo pagué con Grande-Marlaska, por ello quiero pedir perdón.
“Aprovecho la presente, aún cuando quizás no sea el vehículo más adecuado, al objeto de trasladar mis disculpas al conjunto de partes procesales y de terceros que hayan podido ver afectados sus especiales sentimientos de pertenencia a la cultura gallega”, dice el juez.

Grande-Marlaska destaca también “su más alto respeto al conjunto de idiomas con reconocimiento oficial en España”. Añade que una muestra de ello es el hecho de que en esta causa decidió designar por iniciativa propia un intérprete al conocer la procedencia de los imputados.

Su señoría el juez de la Audiencia Nacional, Grande-Marlaska, parece, presuntamente, haberse convertido en un españoleitor más de esta sociedad, idioma para él, el castellano, otro no, despreciando a otros idiomas como si fuesen dialectos, una falta de respeto y un desconocimiento de la realidad y sobre todo de las leyes, donde se supone que él sabe mucho.

A su señoría no se le ha ocurrido mejor manera para describir al gallego en el auto judicial por el que se le imputaba a tres gallegos cargos por haber quemado una imagen del Rey a tamaño real y a color perfectamente recortada, que llamar al gallego “dialecto”.

Textualmente ha escrito: “(…) en lo referente a [la] petición de designación de intérprete de dialecto gallego, ya se instó en su día por este juzgado de la Empresa encargada”. Poniendo al gallego como un mero dialecto del castellano, cuando en todo caso como mucho si quiere podría decir que es un dialecto del Gallego-Portugués, pero entonces también el portugués sería un dialecto y eso no queda bien decirlo, pero claro como es una lengua que “hablan cuatro pardillos de pueblo” o eso debe pensar él, presuntamente.

Los condenan por quemar una imagen del rey a cara tapada, aunque luego fue destapada, y aun por encima nos insultan.

Señoría ya puede usted rectificar y pedir mil perdones si quiere que algún gallego le tome en cuenta…