Eso es lo que debe de creer Tomás Delgado Bartolomé, que hace 4 años atropello a un chico que iba en bicicleta por la carretera, el cual falleció. Ahora Tomás ha demandado a la familia del chico por los desperfectos en su Audi y por el coste de un coche de reposición mientras el suyo estaba en el taller, les pide 20.000€

El se considera una víctima al igual que el chico, cuando era él el que circulaba con una tasa de alcohol superior a la permitida y a más velocidad del limite. Está persona no tiene consideración ni respeto ni dignidad, aunque corrobora que el mundo solo lo mueve el dinero y nuestra codicia.
Podeis ver sus delaraciónes en Elpais.com

Anuncios